Noticias/Reseñas

Reseña: Resident Evil 6

Resident Evil está pasando por un momento difícil, tras la enorme cantidad de críticas que recibió la quinta entrega, era claro que la serie debía encontrar su esencia y evolucionar hacia tal sentido; sin embargo, en lugar de hacer esto, Capcom parece haber preferido la búsqueda de un nuevo público objetivo que no guarda intereses concordantes con la fanbase ya establecida de la franquicia, y con la notable excepción de Resident Evil Revelations, los resultados de tal estrategia no han sido menos que polémicos o discutibles, alcanzando su punto más bajo con Operation Raccoon City. Ahora, Capcom vuelve a la carga con una nueva entrega numérica que tampoco ha estado exenta de polémica, sin embargo, a mi parecer, las cosas no son tan simples como parecen, Resident Evil 6 es un juego sumamente difícil de analizar, tanto en lo bueno como en lo malo no es un juego que puedas categorizar a primera vista; cosa que me lleva a hacer una de mis típicas prevenciones acerca del análisis que vendrá a continuación, y en primer lugar, advierto que no verán aquí quejas acerca del cambio de dinámica del survival horror a la acción, ni tampoco comparaciones con juegos antiguos; de hecho, si lo que quieres de la saga es un regreso absoluto a las dinámicas antiguas, te ahorraré el tiempo de leer esta reseña y te diré que evites a toda costa éste juego; por el contrario, si quieres saber que es lo bueno y lo malo de Resident Evil 6 en si mismo, te invito a echarle un vistazo a esta reseña.

Historia y narrativa.

La historia de Resident Evil 6 nos pone en el centro de dos ataques de bioterrorismo consecutivos, uno en Estados Unidos y otro en China, eso sin contar un anterior incidente en Europa del Este, a modo de flashback. Tomaremos el control de 3 parejas de protagonistas (Leon S. Kennedy y Helena Harper, Chris Redfield y Piers Nivans, Jake Müller y Sherry Birkin) además de Ada Wong en una aventura en solitario. Cada pareja tiene una historia independiente que nos cuenta los mismos sucesos desde una perspectiva distinta, cumpliendo cada uno con su rol en los eventos del juego, a su vez que en ciertos momentos estas se cruzarán para dejarnos claro que todo está ocurriendo simultáneamente. Todos estos personajes tendrán, no sólo que sobrevivir a tan hostil ambiente, sino que además, dar caza a los responsables del brote del virus C y ponerle fin a la amenaza, al mismo tiempo que descubrirán que al centro de todo se oculta el temible nombre de Neo Umbrella y la siempre misteriosa figura de Ada Wong.

Desafortunadamente, la historia en sí es un completo caos, no por la forma coral en que se cuenta, a la que nos referiremos más tarde, sino por la multiplicidad de subtramas que desaprovecha y la cantidad de puntos absurdos que contiene.  Y enfrentémoslo, Resident Evil nunca ha destacado por el realismo o sentido de sus historias, pero eso no hace que sean menos disfrutables, sin embargo, el potencial perdido en Resident Evil 6 supera al de sus antecesores, en efecto, tramas como las motivaciones de los villanos, la creación de Neo Umbrella y sus objetivos, el parentesco de Jake con el difunto Albert Wesker, incluso los traumas de Chris por la pérdida de sus compañeros de equipo; todos elementos que pudieron haber creado una trama más creíble y con mayor sentido, a la vez que muchísimo más interesante, pero que no llegan a nada finalmente. Toda subtrama del juego se queda en lo excesivamente simple, como un elemento usado sólo a conveniencia de las cinemáticas, para desaparecer por completo en un momento y regresar en otro sin mayor trabajo de por medio, y más que generar la ilusión de crecimiento en los personajes, les hace parecer tontos o poco interesantes en algunos casos. A esto se le suma el hecho de que, obviando las subtramas de cada personaje, la historia central es bastante simplona y tonta, nunca logra establecer con fuerza a los antagonistas y no llega a ser mínimamente creíble, incluso para los estándares habituales de la serie.

Ya en cuanto a la narrativa, me complace decir que esta se desarrolla mucho mejor que la historia en sí misma, trayendo de vuelta a personajes conocidos y queribles de la franquicia, como Leon y Ada, los cuales retomarán sus actitudes habituales de buena manera. El estilo coral elegido hace las cosas un poco más interesantes, ya que nos centraremos con un poco más de atención en cada punto de vista de los hechos, no sé si la idea de campañas separadas fuese la más idónea, pero la coralidad en la narrativa sienta muy bien al juego, a la vez que nos hace interesarnos un poco más en los momentos en que las hitorias se cruzan, ya que generarán curiosidad por conocer las otras perspectivas de la historia. Los personajes por lo general se llevan de buena forma, si bien se desperdician varios puntos que podrían haberlos hecho mucho más interesantes, no por eso se vuelven molestos, a la vez que están bien diferenciados uno de otro; aunque también debe decirse que el título puede sumarse a los múltiples intentos fallidos de darle a Chris Redfield una personalidad. Mención aparte para la dirección de las escenas cinemáticas (e incluso algunas in game), las cuales están realizadas de excelente manera, sin pudor a mostrar el valor de producción del juego y que están llenas de emoción y acción.

Jugabilidad y dinámicas de juego.

Como ya muchos deben saber, nos encontramos ante un third person shooter que incluye algunos elementos característicos de la franquicia; de tal modo, nos encontraremos con enemigos más resistentes a los disparos, no siendo siempre el enfrentamiento directo la mejor estrategia para vencer, así como también hierbas verdes y rojas que podremos combinar para recuperar la vitalidad perdida, sin embargo, varios elementos que se subentienden de la naturaleza de esta franquicia han sufrido cambios en su ejecución, por lo que nos vemos en la obligación de describir estas mecánicas de forma más minuciosa. En primer lugar, el sistema de inventario ha sufrido cambios, viéndose simplificado al extremo, simplemente contaremos con un determinado número de espacios que irán copándose a medida que recogemos ítems como munición, granadas y hierbas, limitándo el manejo a simplemente decidir que desechar cuando queramos coger un objeto distinto y nuestros espacios ya estén en uso, seguiremos teniendo la posibilidad de combinar hierbas para mejorar su efectividad (ya no en calidad de la medicina sino en la cantidad que podremos llevar con nosotros), y en relación con esto, el sistema de curación se ha separado del inventario normal, dejándonos almacenar la medicina en un inventario separado, simplemente numérico, visible en el HUD de nuestro personaje, el cual también tendrá un número límite, aunque no muy limitado tampoco; si llegamos al punto límite de medicina o poseemos una combinación de hierbas que nos da un número superior al posible, no podremos almacenar la medicina para su uso directo y se quedará en nuestro inventario normal. En cuanto a las armas del juego, estas podrán ser encontradas en ciertos puntos de los escenarios y no ocuparán espacio en el inventario, por lo que no cuentan con ningún tipo de sistema de manejo; aparte de esto, la variedad de las mismas tampoco es muy amplia, contando cada personaje con un solo tipo de clase de arma y, dependiendo del personaje, un arma única, según corresponda (como Ada Wong y su clásica ballesta); no existen tampoco medios para mejorar el armamento que vayan más allá de lo que es posible dentro del sistema de mejoras para los personajes al que más tarde nos referiremos, por lo que cualquier elemento que nos permita manejar o mejorar nuestro armamento queda sumamente reducido, aunque en su favor podemos decir que su interfaz en el gameplay es extremadamente sencilla y fácil de usar. Otro elemento que cambia en esta entrega es la cámara, la cual deja de situarse obligatoriamente tras el hombro de nuestro personaje, manejándose al estilo de los shooters actuales, donde controlaremos la cámara con el stick análogo, lo que si bien, puede parecer un poco más complicado al principio, no tarda en volverse una segunda naturaleza y nos permite estar más pendientes de todo el escenario, no limitándose sólo a lo que tenemos en frente, ocasionalmente encontraremos ciertos problemas de cámara relacionados con ciertos elementos importantes del escenario, donde la cámara elegirá quitarnos el control de la misma para intentar situar nuestra atención en el punto deseado, lo que lejos de resultar una ayuda, termina siendo una molestia en ciertos momentos de mayor acción o tensión. Asimismo, al igual que en Resident Evil Revelations, podremos movernos y disparar al mismo tiempo, sin embargo, Resident Evil 6 incluye algunos cambios y mejoras en el sistema de combate los cuales están destinados a aumentar el grado de acción el mismo, así como actualizar un poco el gameplay a los estándares de los third person shooters actuales, género que, como sabemos, es en gran parte tributario de la evolución de la franquicia y que, sin embargo, parece haberse estancado bastante en la misma. El primero de estos elementos es el ya clásico sistema de cobertura del género, le cual nos permitirá protegernos de los ataques a distancia, sin embargo, en lugar de apostar con los sistemas simples ya establecidos, Capcom ha decidido ejecutar su sistema de la forma más complicada posible, en efecto, para ponernos a cubierto tendremos que presionar el gatillo para apuntar (esto bastará en paredes, lo que a veces puede ser molesto, si simplemente queremos apuntar a un enemigo en frente de nosotros y estamos demasiado cerca de la pared), luego presionar el botón A para tomar cobertura, para poder disparar desde la misma sólo si presionamos hacia arriba en el stick izquierdo, haciendo que algo tan simple y bien establecido en la industria como un sistema de cobertura, se convierta en un elemento frustrante y mal logrado que se vuelve inútil y poco conveniente en el juego; en segundo lugar, dispondremos de la habilidad de hacer barridos mientras corremos, si apuntamos mientras realizamos tal accion, esto se utiliza principalmente para esquivar ataques enemigos o pasar por lugares estrechos, así como esquivar algunas trampas del juego, dado que es fácil y divertido de usar se convierte en un buen añadido, aunque requiere de un poco más de experticia para ser usado con efectividad. Del mismo modo, contamos con un sistema mejorado de ataque melee, el cual es realmente efectivo contra gran parte de los enemigos, e incluso llega incluso a convertirse en nuestra forma primaria de ataque, sin embargo, no llega al extremo de romper el juego, puesto que contamos con una barra de stamina que se irá gastando a medida que lancemos ataques de éste tipo, por lo que no podremos ir utilizándolo a lo loco, aparte de que varios enemigos serán resistentes a éste tipo de ataque (ni decir de los jefes, los cuales son prácticamente inmunes al simpe ataque melee), el cual también nos expondrá a mayores riesgos, siendo la mejor estrategia el combinarlo sabiamente con las armas de fuego. Por último, dispondremos de un sistema para mejorar a nuestros personajes por medio de puntos que obtendremos al eliminar enemigos (tanto en campaña como en los otros modos), o en ciertos maletines durante el transcurso de la aventura, esto nos permitirá seleccionar entre un amplio abanico de posibilidades de mejora, las cuales valdrán para todos los personajes del juego, pudiendo llevar hasta 3 a la vez, lo que además añade cierto elemento de estrategia al juego.

Si hay una cosa en la que Resident Evil 6 destaca, es en la duración y variedad de su modo campaña, la cual se encuentra dividida en 4 aventuras que se desarrollan de forma simultánea, cada una con 5 capítulos de una hora de duración aproximada. Cada uno de estas campañas no sólo toma un enfoque distinto en cuanto a la historia, sino que también en lo que respecta al gameplay, de forma de que logran sentirse diferentes en la experiencia de juego que ofrecen, sin sufrir cambios en el modo de juego, siendo algo que se refleja más en el diseño de los niveles y enemigos; de esta forma encontramos que la campaña de Leon es la que sigue una ruta más tradicional, con escenarios oscuros, grandes cantidades de zombies y locaciones que nos recuerdan mucho al incidente de Racoon City; Chris, por su parte, es quien nos enfrenta a un shooter de acción en regla, con grandes tiroteos y explosiones por doquier; Jake será quien más tendrá que correr por su vida, al ser perseguido constantemente por un temible y resistente B.O.W., muy al estilo Némesis, mezclado con algunos elementos de sigilo; y finalmente Ada será quien posea la campaña más balanceada entre los personajes del juego, además de ser quien posee la única parte realmente escalofriante del juego. Sin embargo, esta variedad no viene sin un costo importante, en ocasiones pareciera que tanto cambio de enfoque termina por sobrepasar al equipo de desarrollo, plagando al juego de errores ridículos y frustrantes, los cuales no parecen más que el resultado de la falta de tiempo en compensar ciertos elementos del juego, estar en el lugar equivocado cuando un vehículo nos golpea súbitamente, el control mediocre de alguna sección de vehículo complementado con ciertos fallos puntuales en el diseño de tales secciones, el posicionamiento de la cámara durante las persecuciones que no nos permite ver alguna bifurcación en el camino y el constante abuso de los quick time events, se convertirán en obstáculos aún mayores que los enemigos del juego, convirtiéndose en elementos frustrantes que pudieron ser corregidos con facilidad si se hubiese puesto más atención en la construcción de estas diferenciaciones. Mención especial para la campaña de Chris Redfield, la cual, dado al exageradamente complicado sistema de cobertura, no llega a convertirse en un juego de acción destacable, viéndonos expuestos a recibir disparos de forma gratuita. Sin embargo, cuando el juego está en sus bases cuenta con una gameplay excelente y satisfactorio, que sólo se ve empañado por tales momentos poco cuidados, como si el título en sí mismo sufriera de alguna especie de crisis de identidad, aun cuando sus bases son sorprendentemente sólidas.

Otro punto importante del título es su modo cooperativo, el cual nos permite jugar con otros jugadores, ya sea de modo local u online; siendo uno de sus puntos más interesantes el cruce de historias entre personajes, de tal modo que en ciertos momentos del juego hasta 4 jugadores podrán interactuar simultáneamente sin interrumpir sus experiencias individuales en el modo campaña. En cuanto al desempeño del cooperativo, éste se desenvuelve de buena forma, a la vez que se ha expurgado de aquellos elementos frustrantes de la entrega anterior, lo que si bien, limita las posibilidades de interacción y manejo del otro personaje, quita aquellos elementos molestos que terminaban por primar anteriormente; sin embargo, el juego lo compensa con un sistema sencillo, limitado al salvamento de nuestro compañero en momentos de peligro y al acceso de áreas donde se necesitará a ambos jugadores para acceder, de igual manera, en variadas ocasiones nos veremos en la necesidad de tomar rutas distintas y ayudarnos mutuamente en el avance de las mismas; en cualquier caso, podremos jugar con un compañero controlado por la cpu, resultando bastante competentes, aunque no llegando al punto de jugar el juego por nosotros, a su vez que no tendremos que preocuparnos demasiado por ellos. Además de esto, el título cuenta con el clásico modo mercenarios, el cual podrá jugarse tanto en solitario como en cooperativo, sin que sufra mayores variaciones con respecto a entregas pasadas. Donde sí encontramos algo interesante es en el “modo cacería de agentes”, donde tomaremos el control de algún enemigo del juego e invadiremos la partida de algún otro jugador, sin embargo, esta modalidad peca de una terrible ejecución manifestado en un gameplay lleno de problemas de cámara y de control impreciso del personaje, y aunque podemos equipar algunas mejoras específicas para éste modo, no llega a ser motivante el jugarla, una lástima, considerando que se trata de un modo sumamente interesante en su concepto.

Por ultimo, debemos referirnos a los enemigos que el título pondrá en nuestra contra, para evitar que salgamos con vida de esta nueva pesadilla. Si bien en principio la variedad no es muy alta, siendo los zombies el enemigo menos interesante del juego, logra superar éste impedimento de una forma bastante aceptable; los nuevos enemigos conocidos como “J’avo” resultan ser bastante versátiles, y si bien esto les resta bastante de su credibilidad en su forma básica (como el hecho de que utilicen sin problemas armas de fuego y vehículos), sus mutaciones son lo que los convierte en un enemigo interesante, puesto que la variedad de posibles mutaciones es bastante buena y pueden sorprendernos en más de algún momento, contando con dos niveles en las mismas, una producto del daño que hará que grotescos miembros mutantes crezcan en aquellos dañados, y una segunda forma que algunos adoptarán tras su muerte, convirtiéndose en un cascarón del que inevitablemente emergerá una criatura bastante diferente y mucho más peligrosa que las mutaciones normales. En cuanto a los jefes finales, hay altos y bajos, algunos pueden llegar a ser extremadamente básicos en la forma de combatir, haciendo que el combate sea más una cosa de paciencia; mientras que otros cuentan con secuencias de pelea más trabajadas y complejas, aunque nunca de forma excesiva, pudiendo resultar en combates muy espectaculares que generarán un buen nivel de tensión, sin embargo, ninguno nos exige una estrategia sumamente elaborada o complicada, por lo que una vez hemos descifrado la debilidad enemiga, sólo será cuestión de tiempo para tener la victoria en nuestras manos.

Presentación.

Al encontrarnos frente a una franquicia insignia de Capcom, la presentación no podía quedar relegada a un segundo plano, con un nivel gráfico increíble, reflejado en notables escenarios con notable ambientación, los cuales no sólo se benefician de un gran nivel gráfico, sino que también de un muy buen nivel de dirección artística que recrea de forma genial los estragos que el ataque de bioterrorismo causa a su paso. Los protagonistas del juego tampoco se han quedado atrás, con un diseño sumamente cuidado que hace que luzcan mejor que nunca, sumado a su habitual buen diseño, hace que sean visualmente difíciles de olvidar (si creías que Ada Wong no podía ser más sexy, pues, resulta que sí podía), a la vez que se complementan con buenas expresiones que hacen que transmitan exactamente lo que los personajes sienten en el momento; los enemigos también gozan de las mismas cualidades, aunque no con un nivel tan alto de esmero en su realización, por motivos obvios, al igual que ciertos NPCs que palidecen un poco en su acabado en comparación con los protagonistas, aunque esto es más que entendible. Buenos efectos de iluminación terminan por completar un apartado visual de primer nivel.

En cuanto al apartado sonoro, éste es correcto, aunque no puedo decir que sea memorable; en general la música se siente bien y encaja perfectamente con los momentos de acción o suspenso que el juego quiere reflejar, complementando bien la experiencia, sin embargo, ninguna composición se quedará demasiado tiempo en nuestra memoria, no llegando a destacar demasiado y, en ocasiones muy puntuales, puede no ser el todo concordante con la situación (A modo de ejemplo, durante la campaña de Leon hay una sección donde un personaje bastante resistente me perseguía mientras intentaba recolectar ciertos objetos, siendo la música bastante calmada, cuando una música rápida de tensión hubiese dado mucho mejor resultado). En cuanto al doblaje, éste goza de gran calidad en todos sus idiomas, aunque no contaremos con una opción de español latino (mencionar también que en la versión de Xbox360 se debe instalar primero el idioma deseado), sin embargo, recomiendo jugar el juego con sus voces originales en inglés y subtítulos en español, los cuales, al contrario de otros juegos, son perfectamente legibles y nos permiten disfrutar y entender las cosas con las voces a las que estamos acostumbrados.

Conclusión.

Ya para ir cerrando esta reseña, debo decir nuevamente que Resident Evil 6 es un título muy difícil de analizar, y esto, como he tratado de exponerlo aquí, se debe a no se trata de un título que podemos encasillar como bueno o malo de manera categórica, de hecho, me atrevo a decir que Resident Evil 6 es, en su planteamiento general, un gran juego, pero que sin embargo se encuentra plagado de errores incomprensibles e imperdonables, que tampoco llegan a tener la dimensión tal de arruinar por completo el juego, más si resultan molestos y frustrantes. Básicamente, podríamos decir que los problemas de Resident Evil 6 se clasifican en dos grupos, unos resultado de la falta de tiempo y cuidado puesto en ciertas mecánicas, y otros resultado de la tremenda crisis de identidad por la cual está pasando la franquicia; no es el cambio a la acción y el abandono del survival lo que debilita la apuesta de Resident Evil 6, sino que es su indecisión en tomar un rumbo determinado; aquel intento por captar un nuevo público y mantener al ya cautivo no resulta ser una estrategia rentable a largo plazo para la franquicia, la cual pide a gritos un camino por donde evolucionar, y termina por ofrecer un producto que, a pesar de gozar de un buen nivel de calidad, no resulta demasiado destacable para ambos públicos ya mencionados. Recomendar o no éste juego es también tarea complicada y me obliga a distinguir, si eres de aquellos que se encuentran decepcionados por el rumbo que la franquicia ha tomado para añadir mayores cuotas de acción, al punto de desear un regreso al gameplay anterior a Resident Evil 4 (o Dead Aim para los más fanáticos de la franquicia), ni siquiera te acerques a éste juego y en su lugar te recomiendo que le des una probada a Revelations en 3DS; por el contrario, si no te molesta mayormente el cambio, y has disfrutado de los títulos anteriores, incluso con algunas reservas en algún punto, te recomiendo que consigas el título una vez baje su precio, puesto que es un título muy disfrutable a pesar de sus múltiples defectos; y finalmente, si tu posición es intermedia y te encuentras indeciso, dale una renta primero, puesto que un título como éste no viene exento de riesgos. Ya para ir cerrando, y en mi opinión puramente personal, debo decir que no estoy arrepentido de haber adquirido el juego y lo disfruté bastante, pero a su vez, tampoco siento que aportase algo memorable a las crónicas de mis experiencias de juego, más allá de la aventura que ha sido escribir esta reseña.

Te Invitamos a Dejar un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s